Seguro que a estas alturas ya estás acostumbrado a ver pan con semillas en nuestra Tahona y, muy probablemente, ya lo habrás probado y te encanta. Y no es para menos, porque está delicioso, además de ser un alimento nutritivo.

En la Tahona Jardines existe multitud de panes con diferentes semillas: de chía, de lino, de sésamo, de soja, de calabaza, con copos de avena… ¡No sabrás por dónde empezar para probarlos todos!

En post anteriores ya rompimos mitos y te contamos los beneficios de comer pan. Ahora queremos contarte los beneficios de comer pan con semillas y qué aporta a nuestro organismo cada una de ellas.

Una fuente de fibra

La mayoría de las semillas tienen muchos beneficios para el organismo ya que son fuente de vitaminas, minerales y omega3.

Si bien las variedades de semillas son muchas, en líneas generales podemos decir que las semillas destacan por su contenido en fibra que contribuye a la salud intestinal y a prevenir enfermedades crónicas, así como también, es destacable su contenido en grasas saludables y en minerales que el cuerpo necesita.

¿Quieres saber los beneficios de algunas de las semillas más conocidas y utilizadas actualmente? Nuestros amigos de Directo al Paladar nos explican las propiedades de cada una de las semillas:

  • Semillas de Chía: son una gran fuente natural de omega 3 y 6, tienen ácidos grasos insaturados y participan en el metabolismo del colesterol. Además, contienen proteínas y minerales como calcio, magnesio y fósforo. Es una semilla rica en zinc, un elemento importante para el adecuado funcionamiento del sistema inmune.
  • Semillas de Lino: contienen ácidos grasos insaturados que sirven para aumentar el colesterol bueno y disminuir el malo. Además, mejoran los problemas de resfriados. Son ricas en ácidos grasos omega 3 por lo que resulta un buen alimento para el corazón. También es rico en vitamina C y E con fuerte poder antioxidante que ayuda a prevenir enfermedades y contiene minerales como el calcio, hierro, potasio y magnesio. Lo más apreciable de esta semilla es su riqueza en fibra soluble que ayuda a reducir las glucemias.
  • Semillas de Sésamo: aportan calcio, hierro, zinc y vitamina E. Son ricas engrasas insaturadas y también poseen una elevada cantidad de proteínas de origen vegetal. Aporta buena cantidad de vitamina E y vitaminas del complejo B que ayuda al funcionamiento del sistema nervioso central. Entre los minerales destaca por sobre las demás su gran contenido en calcio y en menor medida, posee fósforo, hierro y magnesio.
  • Pipas de girasol: estas semillas son muy completas ya que contienen hidratos de carbono, proteínas y omega 6. También tienen vitaminas A, B, C y E y minerales como magnesio, hierro y potasio. Es rica en ácidos grasos mono y poliinsaturados que ayudan a reducir el colesterol malo y elevar el colesterol bueno en sangre. También es rico en fibra y destaca en este tipo de semillas el contenido de potasio, fósforo, magnesio y calcio, así como su riqueza en ácido fólico. Estos micronutrientes son fundamentales para el funcionamiento del sistema nervioso y muscular del organismo, por lo que puede ser el tentempié ideal de los deportistas.
  • Pipas de calabaza: son una buena fuente de vitamina B y, además, son ricas en antioxidantes y triptofano, el aminoácido esencial en la nutrición humana. Son muy ricas en ácidos grasos omega 3 y omega 6, y posee una gran número de vitaminas y minerales entre los que destacan el magnesio, selenio, potasio, fósforo, vitamina A y E. Es muy rica en fibra por lo que también ayuda a reducir el colesterol en sangre y a evitar el mal funcionamiento intestinal.

Panes con semillas en Bilbao

Aparte de todos estos beneficios para tu organismo y tu salud, solo nos ha faltado una cosa por contarte: ¡Están deliciosos!

¿Te hemos ayudado a decidirte a probar nuestros panes con semillas? ¡Vísitanos! Y si quieres estar al tanto de todas nuestras novedades, puedes seguirnos en nuestras redes sociales: Facebook y Instagram. ¡Hasta pronto!