masa madre

Todos hemos oído hablar de la masa madre. Y, si eres de los que aprovechó la pandemia para hacer sus primeros pinitos en el arte de la panadería y la repostería, ¡seguro que estás más que familiarizado con ella!

Sin embargo, la mayoría de las personas llevan años escuchando el término “masa madre” sin saber realmente a qué se refiere, para qué puede usarse o qué beneficios tiene. ¡Y, en Tahona Jardines, nos hemos propuesto terminar con esto!

Si sigues leyendo este post, descubrirás todo lo que necesitas saber sobre la masa madre y comprenderás por qué cada vez más personas optan por consumir pan elaborado a partir de ella.

¿Qué es la masa madre?

Para empezar, debes saber que la masa madre no es un ingrediente como tal. De hecho, es una fermentación salvaje que, como la levadura, se obtiene combinando harina y agua. Pero no debes confundir masa madre y levadura.

Los cereales, en especial los cereales integrales, contienen levaduras naturales –diferentes a las que estamos acostumbrados a emplear- que se acumulan en la parte exterior del grano.

Por esta razón, a la hora de crear masa madre, es importante usar para ello harina integral. De lo contrario, perderemos las propiedades propias de la levadura que hacen de la masa madre un sustituto ideal.

Estos granos de cereales también contienen bacterias capaces de producir ácido láctico. Este ácido, unido a las ya mencionadas levaduras naturales y al agua es capaz de producir la masa madre.

¿Y qué conseguimos con esto? Seguro que ya lo has adivinado: sin necesidad de levadura, la masa madre es capaz de dar volumen al pan. Pero, además, es capaz de enriquecerlo en muchos aspectos.

Beneficios de la masa madre

Mejora la digestión y la absorción de minerales

Como ya hemos explicado, los cereales con los que se elabora la masa madre contienen gran cantidad de ácido láctico. De hecho, esta cantidad es considerablemente mayor en los panes elaborados con masa madre que en los panes elaborados con levadura.

El ácido láctico facilita la digestión y mejora la absorción de numerosos minerales también presentes en este tipo de pan, como el potasio, el magnesio y el zinc.

Además, el tipo de elaboración de la masa madre hace posible que las bacterias en las levaduras naturales consigan predigerir el almidón de los granos de cereales, ayudándonos aún más a digerir y procesar el producto.

Alto contenido en vitaminas y minerales

La composición de este tipo de fermentación, como has podido comprobar, es muy compleja. Tanto, que acumula muchos más nutrientes que otras fermentaciones.

Algunos de los nutrientes más saludables son las vitaminas B1, B2, B3, B4, B5, B6 y B12, folato, vitamina E, hierro, magnesio, calcio, fósforo, potasio, tiamina… ¡y muchísimos más!

Y no solo eso: también mantiene un saludable equilibrio entre proteínas y ácidos grasos, perfecto para una dieta sana y proporcionada.

Conservación natural

Si eres de esos amantes del pan que no puede comprarlo a diario, ¡la masa madre será tu mejor aliada! Los productos elaborados con ella duran mucho más tiempo manteniendo unas condiciones correctas y sus propiedades básicas.

En Tahona Jardines os damos un consejo: para mejorar su conservación, envuélvelos en un trapo de algodón. Así, durante 3-4 días se mantendrá como recién hecho. ¡Y sin conservantes artificiales!

El pan elaborado con masa madre evita la formación de moho gracias al ácido acético que adquiere durante su elaboración.

Menor índice glucémico y gluten

Es cierto: el pan de masa madre tarda más tiempo en elaborarse. ¡Pero eso no es una mala noticia! Al revés: esto hace que el gluten que contiene la harina se descomponga casi en su totalidad para convertirse en aminoácidos.

Esto no quiere decir que no contenga gluten en absoluto: si eres celíaco, deberás consumir pan elaborado con ingredientes sin gluten.

También contiene un menor índice glucémico –engorda menos- por el ya mencionado equilibrio entre proteína y grasa. En cantidades controladas, este tipo de pan no engorda.

Textura y sabor irresistibles

No, no es una leyenda urbana: la masa madre mejora tanto la textura del pan como su sabor.

Las levaduras naturales derivadas de los cereales y las bacterias que actúan en su elaboración, junto con su peculiar fermentación, aumentan la cantidad de fibra del producto, mejorando su gusto y su tacto.

 

En Tahona Jardines elaboramos todos nuestros panes con masa madre artesanal. ¡Ven a probarlos!