La tradición de celebrar el día de Todos los Santos se remonta doce siglos atrás, aunque con el paso del tiempo se ha ido mezclando con otras influencias culturales extranjeras como Halloween. En la actualidad, muchas personas  se decantan por celebrarlo tanto de la manera tradicional como a la norteamericana, pero lo que nunca falta ni en una ni en otra son los pasteles típicos. En Tahona Jardines queremos que lo pases terroríficamente bien, por eso te contamos lo que no debe faltar en los dulces de Halloween para endulzar la noche de Todos Los Santos.

Dulces de Halloween para endulzar la noche de Todos Los Santos

Lo más importante para un dulce de Halloween es la decoración. La noche de Todos los Santos es una noche que sirve para honrar a nuestros fallecidos y mostrar nuestro respeto hacia ellos. En algunos lugares del mundo, como en en México, se celebra el Día de Muertos, en el que se honra a los seres queridos que ya no están a través de la comida que les gustaba en vida y de repostería y dulces que imitan calaveras y otros elementos relacionados con la muerte.

Si lo que quieres es honrar a tus seres queridos que ya no están puedes hacerlo como manda la celebración de Todos Los Santos, rodeado de los que sí que te acompañan siempre y optando por un dulce que además de delicioso, tenga una decoración adecuada con la temática que se celebra. La clave para acertar es que la forma del pastel simule la parte de un cuerpo humano, por ejemplo cerebros pequeños (muy apropiado para los buñuelos, tan típicos de esta celebración). En Tahona Jardines ya disponemos de los mejores buñuelos para que no pierdas la tradición. 

Ingredientes típicos

Si lo que quieres es sorprender a las personas que te acompañan en esta fecha tan especial agasaja a tus invitados con sabores que les traiga a la mente recuerdos de infancia. En Bilbao disponemos de una amplia tradición de sabores e ingredientes que conforman nuestra identidad, por lo que es mejor optar por seguir potenciando lo que nos gusta.

La crema de mantequilla tan imprescindible en la repostería bilbaina, la harina de trigo con la que horneamos en Tahona Jardines nuestros pasteles y las almendras tostadas o el chocolate con el que bañamos nuestros bizcochos bilainos más típicos, son algunas de las opciones más interesantes que disponemos en nuestra tierra.

Tradición artesanal

No olvides la importancia del proceso. Muchos dulces tienen una apariencia final muy bonita pero son productos industriales elaborados en cadena y de forma masiva cuyo proceso de elaboración no guarda la misma calidad que un dulce artesanal.

En Tahona Jardines todos nuestros ingredientes son seleccionados uno a uno y el espectacular resultado final es el reflejo de un verdadero proceso artesanal pensado, cuidado y ejecutado con todo el cariño que mereces. En la noche más terrorífica del año no te arriesgues a tener un susto con el dulce, apuesta por la calidad. Apuesta por la tradición artesanal.

¿A qué se parece un croissant? Seguro que lo has pensado alguna vez pero no sabes a qué se debe la singular forma del croissant. La respuesta más rápida es que el croissant se parece a una media luna. ¡Correcto! Pero no responde a ningún tributo especial al satélite, sino más bien a un homenaje a la media luna de la bandera de Turquía y a una revancha política con un sabor más amargo que dulce para los otomanos. El croissant es un dulce con mucha historia detrás. Conócela en nuestro último post de Tahona.

Croissant, un dulce con mucha historia: te lo cuenta Tahona Jardines

Si alguna vez te has preguntado de dónde proviene este dulce tan exquisito ¡nos hemos propuesto responderte! Y es que, al menos nosotros, cuando conocemos el origen de algunas cosas disfrutamos más con su deleite. Como, por ejemplo, cuando conoces la composición de nuestros panes y pasteles.

Según la leyenda más extendida, el origen del Croissant se remonta a la Viena del siglo XVII, donde según la tradición, en el segundo sitio de la capital austriaca por los turcos trabajaban de noche los panaderos que  oyeron cómo los enemigos excavaban un túnel para entrar en la ciudad y dieron la alarma.

La rápida actuación de los panaderos permitió que los vieneses abortaran el asalto. Tras la derrota turca, el rey de Polonia y Lituania Juan III Sobiesky encargó a los panaderos la elaboración de unos panecillos con la forma del emblema de los turcos -la media luna- para inmortalizar la victoria.

El mejor croissant de Bilbao

Si te has quedado con ganas de comerte uno ahora que sabes cuál es su origen… en Tahona jardines te invitamos a que vengas a probarlo a nuestro establecimiento, donde tenemos el mejor croissat de Bilbao, artesanal y elaborado con los mejores ingredientes naturales. ¡Te esperamos!